Close
Tienda online de Latiguillos

Latiguillos Hay 14 productos.

Mostrando 1 - 14 de 14 items
Mostrando 1 - 14 de 14 items

Latiguillos para fontanería

El latiguillo de fontanería es un tubo flexible fabricado en material plástico recubierto con una malla trenzada de acero inoxidable. En cada extremo del latiguillo va una rosca de conexión, ya que sirven como enlaces con las tomas de agua corriente sanitaria. Podemos encontrarlos en las conexiones de agua de cocinas, baños o sistemas de calefacción, conectando, por un extremo, una llave de corte y, por el otro extremo, un grifo del fregadero, del lavabo, una cisterna, o electrodomésticos como termos, calentadores, lavavajillas, etc.

Con el uso y el paso del tiempo llegan a deteriorarse, lo que da a lugar a fugas de agua. Por lo tanto, conviene sustituirlos al menor indicio de desperfecto.

¿Qué debemos tener en cuenta a la hora de adquirir un latiguillo?

Si nos decidimos a cambiar un latiguillo flexible de fontanería, deberemos asegurarnos de que el diámetro de las roscas sean igual al de los antiguos tubos flexibles y comprobar los tipos de conexiones que utiliza el flexo para no tener problemas a la hora de instalarlos. Por último, deberemos tener en cuenta la longitud ya que los latiguillos no deben quedar tirantes.

Tipos de rosca:

Hay dos tipos de rosca de conexión: macho (si la rosca en un extremo de la pieza es exterior) y hembra (si la rosca es interior). Hay que comprobar las roscas de conexión de las dos piezas a conectar a través del latiguillo, y hacerse con un latiguillo que disponga de las conexiones adecuadas.

Si las dos piezas a conectar son macho-macho, se necesitará un latiguillo hembra-hembra.

Si una pieza a conectar es macho y la otra hembra, se necesitará un latiguillo hembra-macho.

Diámetros de rosca:

Las medidas para tuberías y accesorios de fontanería suelen expresarse en pulgadas. En Bricolemar encontrarás latiguillos de 3/8” y ½” en todas las posibles variaciones.

Las conexiones de agua en baños y cocinas suelen utilizar latiguillos de 3/8” de diámetro. Si se trata de un sistema de calefacción, el diámetro habitual es de ½”.

Es necesario medir las dos piezas de conexión existentes, ya que pueden tener diámetros distintos, a pesar de ser del mismo tipo. Por ejemplo, puedes necesitar un latiguillo ½” hembra- 3/8” hembra.

¿Cuándo cambiar un latiguillo?

Generalmente las fugas de agua en el latiguillo se producen por dos vía: bien en las conexiones de los extremos del latiguillo o bien través del cuerpo del mismo. En este último caso, sin duda, hay que cambiarlo de inmediato, ya que el material plástico del tubo flexible se ha dañado y tiene alguna fisura. Pero si la pérdida de agua se realiza a través de las conexiones, antes de decidirte a cambiar el flexo, prueba a realizar un pequeño re-apriete con la llave fija a las tuercas. En el caso de que todo siga igual, prueba lo siguiente dependiendo del tipo de rosca:

En conexiones tipo hembra: cierra la llave de corte, desenrosca la tuerca y sustituye la junta de goma por otra nueva.

En conexiones tipo macho: cierra la llave de corte, desenrosca la tuerca y retira el viejo teflón para colocar uno nuevo. El teflón debe enrollarse siempre en el sentido contrario al de la rosca.

Close